Reflexionando acerca del convivir organizacional

Reflexionando acerca del convivir organizacional

“LA CARICIA”:

“un contacto humano en la organización”

 ¿Cuándo fue la última vez que llamó a su despacho a un/a colaborador/a para felicitarlo/a  y/o agradecerle por su trabajo?  Esta es una pregunta clave para toda persona preocupada por motivar a sus colaboradores,  aumentar su compromiso y crear espacios de colaboración.

 Los “jefes” tienen un poderoso recurso para motivar a sus colaboradores; este se llama “caricias”. Una “caricia” es por ejemplo: cuando damos un sincero apretón de manos; cuando damos un abrazo o un reconocimiento; cuando decimos a alguien que estamos satisfechos con su trabajo; cuando agradecemos a quien nos apoyó en el trabajo; cuando saludamos con nuestra mejor sonrisa a alguien; cuando demostramos que cada uno de nuestros colaboradores “es visible” para nosotros.

 El practicar las “caricias” en la organización tiene un poderoso efecto en las personas ya que invitan a sentirse bien, motivan, refuerzan una conducta, fomentan un clima laboral agradable y crean una convivencia colaborativa. Una “caricia” es pro-vida, es gratuita, es contagiosa, ayuda a mejorar las relaciones interpersonales, fomenta la confianza, invita a sentirse reconocido por su trabajo. La “caricia” nos genera la sensación de “estar siendo visibles”. Estas son algunas razones por las cuales se debe alentar una cultura de “caricias”.

 Si eres un jefe que invita a su despacho a un/a colaborador/a sólo para reclamarle cuando las cosas no salen bien, te invitamos a reflexionar en torno a estas preguntas:

  • ¿Cuánto cuesta decirle a un/a colaborador/a que está haciendo bien su trabajo
  • ¿Cuándo fue la ultima vez que invitaste a alguien para felicitarlo o agradecerle
  • ¿Qué te impide practicar una cultura de “caricias”?
  • ¿Te has preguntado alguna vez sobre el impacto de la “carencia de caricias” en los resultados que genera tu organización?

El hoy es un buen momento para comenzar una cultura de caricias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *